AL OTRO LADO DEL MAR, EN ESTA ORILLA DEL MANZANARES

pdf : NP120911.pdf

Por la mañana, las proyecciones comenzaron en el Campus de Vicálvaro de la Universidad Rey Juan Carlos, donde “Los dioses de verdad tienen huesos” se enfrentó al escrutinio de los estudiantes que componen el Jurado Joven. La película fue presentada el sábado en la sobremesa del Café Galdós.

La primera exhibición de películas de la tarde correspondió al ciclo “Hecho en Castilla la Mancha”. Esta sección recoge una selección de cortometrajes hecha por la Consejería de Educación de Castilla la Mancha para promocionarlos en diferentes festivales. Según Elena Medina, directora del Festival, “una serie de pequeñas joyas, pero entendamos pequeña por su duración y no por su contenido”. El Cine Estudio del Círculo de Bellas Artes proyectó las películas: “Anibal ad portas”, “Interiorismo”, “Las piedras no aburren”, “Señales” y “The art of war”.


EL OTRO LADO DEL MAR, EN ESTA ORILLA DEL MANZANARES

mesa_al_otro_lado_del_mar

Gonzalo Ballester explica los entresijos de su documental “Al otro lado del mar”. A su lado, la presentadora, Amanda Guadamillas (Foto: Jonathan González)

El Café Galdós recibió el documental “El otro lado del mar” con los ecos del intenso debate sobre el “cine de guerrilla” del día anterior. El largometraje, guionizado, producido y dirigido por Gonzalo Ballester, narra el mundo que esconde la poesía oral improvisada, el trovo o trovada, una tradición sostenida aún en los estratos más populares de la sociedad murciana.

El propio director explicó que la idea brotó al morir el trovero más popular de la región de Murcia, Manuel Cárceles, más conocido como “El Patiñero” al que pocas semanas antes había entrevistado, y las reacciones que suscitó entre la población, “ésa fue la razón de investigar en qué consiste ese mundo rico y tan desconocido”. Ballester dijo que aunque la razón fuese algo negativa “fue el impulso que algunas veces es necesario para hacer cualquier trabajo”. Asimismo, definió esa labor más como un homenaje porque, “al no tenerle a él que me lo iba a enseñar, yo tenía esa obligación con ese mundo”.

De ahí surge la intención de buscar y contactar con multitud de troveros, porque entre ellos se conocen “pero hacia fuera son muy desconocidos”. Tras investigar cuáles son los troveros nacionales, se dedica a buscarlos en Argentina, México, Cuba y Panamá. Gonzalo Ballester reconoció que su trabajo fue posible, en gran medida, “gracias a Internet y las nuevas tecnologías”.

Amanda Guadamillas acompañaba al director en el escenario y remarcó que hay una diferencia importante entre un reportaje y un documental, “un documental tiene un lenguaje y un enfoque mucho más personal”. Para la presentadora y actriz “Al otro lado del mar tiene esa mirada y elección personal de la gramática visual”. Gonzalo Ballester respondió que no se plantea previamente cómo afrontar los proyectos, “pienso en la manera que tiene más concordancia, la mejor manera de contarlo, que concuerde con lo que estás contando”.

Se declaró “muy contento” de cómo está funcionando el film entre el público “sobre todo, el más generalista; les gusta a personas no demasiado cinéfilas”. Aun así, lamentó el futuro del trovo en España, ya que “carece de recambio generacional, pero no entre los troveros, sino entre su público”.

La obra se presentó al público del Festival esa misma noche, en la sesión de las 22 horas del Cine Estudio del Círculo de Bellas Artes, con una gran afluencia de público.

Comunicados de la Organización | Festival de Cine de Madrid-PNR