Martes 2 de Octubre: ¡Comienza el Festival!

martes_fcm-pnr

Meses, días, horas, trabajando y apostando por el cine. A pesar de las numerosas vicisitudes que nos rodean a todos, de las dificultades que hemos encontrado por el camino, de los imprevistos que nunca faltan, podemos decir que, gracias al trabajo y a la ayuda de muchos, hemos tenido un inicio exitoso. Con ansiedad hemos esperado la llegada del fatídico día: el comienzo del XXI Festival de Cine de Madrid PNR. Y ahora ya podemos suspirar con alivio y coger aliento.

La Sala Berlanga ha inaugurado el festival con la primera sesión de las 17.30 dedicada a los cuatro trabajos de la cofradía cinematográfica MINCASOR, una asociación cultural sin ánimo de lucro cuyo objetivo es demostrar que también los sordos pueden hacer cine. Entre las películas, destacamos Quiero ser oyente (obra de Lázaro Contreras) que cuenta la historia de un joven que descubre un remedio para la sordera.

Las obras de la asociación MINCASOR han cedido el paso a la sección “Hecho en Castilla La Mancha” con la proyección, a las 19.30, del documental Buñuel y su orden de Toledo, obra del director manchego Jesús Fernández.

Para completar el día de la Sala Berlanga, se ha presentado a las 20:30 la película finalista de la Sección Oficial, Enxaneta, realizada por Alfonso Amador. El título nos remite a una fiesta popular catalana, en la cual se llama “enxaneta” al niño o niña que culmina el castillo. La película cuenta una historia de amor en continua crisis, cuya protagonista femenina, durante la infancia, fue enxaneta. Tras la proyección, los espectadores que han acudido a la sala han podido aprovechar la posibilidad de tener un interesante coloquio con el director.

Sin embargo, las sorpresas no se acaban en la Sala Berlanga. En la sede de la Academia de Cine se ha inaugurado la sección “Mirada Internacional” dedicada al director francés Nicolás Philibert. A las 19.30 se ha proyectado el largometraje documental Le pays de sourds, un viaje hacia ese lejano país de las personas que viven en el silencio. Es una película que lleva consigo muchas reflexiones y preguntas que transmite a los espectadores. ¿Cómo será su vida cotidiana? ¿Cómo se relacionan con los oyentes? O también, ¿cómo se relacionan los oyentes con ellos?

Indudablemente, el plato fuerte del día se ha servido en el Cine Doré, lugar elegido para celebrar, durante estos días, el homenaje a Santiago Lorenzo. Se ha empezado a las 20.00 con la presentación del libro La risa y la pena, un homenaje al director español escrito por Manuel Arija. En la presentación han participado también Pedro Estepa (Presidente de la Plataforma de Nuevos Realizadores), Ignacio Armada (Director de proyectos culturales del Instituto Buñuel) y claramente no podía faltar el protagonista, Santiago Lorenzo. Desde el principio ha dado muestra de su voz personal y de su creatividad, que se ha apreciado aún más durante la proyección de su primera película: Mama es boba. Una comedia divertida y trágica a la vez, protagonizada por dos clases de personajes: los patéticos y los crueles. La película ha sido positivamente aclamada y aplaudida por los espectadores del Cine Doré, a pesar de la premisa de Santiago Lorenzo que, demostrando mucha auto-ironía, declaró que nunca acudieron tantos espectadores a la vez para verla. Luego se ha dejado el paso a un interesante y divertido coloquio con el mismo director.

El homenaje a Santiago Lorenzo ha continuado en la cafetería del Cine Doré, con la invitación a saborear una rica copa de vino acompañada por deliciosos pinchos de tortilla y empanada. Alguien dijo que «un buen vino es como una buena película: dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloria; es nuevo en cada sorbo y, como ocurre en las películas, nace y renace en cada saboreador». Era Federico Fellini y sin duda tenía razón. ¿Cual mejor manera para cerrar el primer día del festival sino con una buena película acompañada por un buen vino?

Stefania Piras
Prensa – 21 FCM-PNR

 

Comunicados de la Organización | Festival de Cine de Madrid-PNR