Viernes 6 de octubre: ¿Ètre et avoir o Barón Rojo?

philibert

¿Cuántas veces habéis deseado estar al mismo tiempo en dos sitios distintos? ¿Desdoblarse o triplicarse para poder acudir a todo? Seguramente muchas. A mí me pasó ayer, y quizás también a algún asiduo seguidor del festival, amante del cine y apasionado de un famoso grupo rock español de los años 80.

Dos citas muy diferentes pero ambas muy interesantes han celebrado el cuarto día del festival. Por un lado, a las 19.00 la última sesión de Mirada Internacional con la proyección de la película documental Ètre et avoir (Ser y tener) y el coloquio con el director Nicolas Philibert. Por el otro, a las 20.30 la exhibición por la Sección de Largometrajes de la película documental Barón Rojo larga vida al rock and roll y el siguiente encuentro con los directores Javier Paniagua y José Sancristobal. Frente a dos propuestas tan atractivas, muchos se habrán preguntado: ¿Ètre et avoir o Barón Rojo? Los espectadores han acudido numerosos tanto al uno cuanto al otro, superando la afluencia de los días pasados en las secciones de la tarde y de la noche.

La Academia de Cine ha sido a partir del martes la sede de la sección Mirada Internacional, dedicada este año al director francés Nicolas Philibert. Después de las proyecciones de Le pays des sourds y Nènette en los días anteriores, el viernes se ha cerrado la sección con la exhibición de su película más exitosa y aclamada por el público: Ètre et avoir (Ser y tener). Se trata de un documental ambientado en una escuela rural de un pequeño pueblo francés, donde los protagonistas son un maestro y su clase. Sin embargo, el director enfoca la atención no en una clase cualquiera, sino en una un poco singular, en cuanto formada por todos los niños del pueblo, a partir de la infancia hasta el último grado de la escuela primaria. Cada niño reaccionó de manera diferente a la llegada de una cámara de video en la clase, algunos quedaron intimidados y otros como Jojo intentaban continuamente llamar la atención. Todos nos hemos dejado conquistar por ese niño tan entrañable, que más de una vez ha regalado una sonrisa al público de la sala.

Aunque la película haya sido etiquetada muchas veces como un documental didáctico, Philibert reputa la temática elegida un mero pretexto para profundizar sobre como se aprende a crecer y a socializar. Para él, la parte más importante de una película no es el tema, sino conseguir emocionar el público y crear ocasiones de reflexión y debate. «Les spectateurs», dijo durante el coloquio, «sont comme mis enfants» (los espectadores son como mis niños).

La Sala Berlanga ha abierto su sesión a las 17.30 con la presentación de los cuatro cortometrajes de los Socios PNR: Olvido, Mendigo en llamas, Todos mis vecinos son inmigrantes y Alienada. Las obras de los socios han dejado el paso a las 19.00 a la Sección Oficial de Cortometrajes, con la proyección de Crece, Coptos, Desayuno con diadema, Escrúpulos, Deazularrojo y Gerómino.

En la última sección, la Sala Berlanga ha acogido más de 150 personas, que esperaban con curiosidad la película de Javier Paniagua y José Sancristobal: Barón Rojo larga vida al rock. Se trata de un documental sobre la reunión de la formación original del mítico grupo español de rock, 20 años después de la separación. Un título llamativo para todos los apasionados del grupo ochentero, que acudieron a la sala con altas expectativas, de las que luego pudieron discutir en un coloquio con los tres productores, que a su vez son los dos directores y el director de fotografía, en un animado coloquio conducido por Amanda Guadamillas.

Esperando a la mágica poción que permita desdoblarnos, nos conformamos con que el panorama cultural madrileño siga ofreciéndonos citas tan interesantes y atractivas como este cuarto día del festival.

Stefania Piras
Prensa – 21 FCM-PNR

 

 

Comunicados de la Organización | Festival de Cine de Madrid-PNR